Algo más de diez mil kilómetros nos separaban, pero nuestro pensamiento estaba puesto a todas horas en ti.

Hemos querido expresar en este blog los sentimientos y emociones de tan larga espera.


Cada día que pasaba era uno menos que quedaba para abrazarte.

10 de abril de 2012

Siempre en nuestros corazones

Van a ser dos años desde que creamos este blog y empezamos a contar nuestra historia, llegados a este punto hemos decidido ponerle fin, pero será de momento, un punto y aparte ya que no sabemos si algún día continuaremos escribiendo.
Hemos esperado a que se cumpliera un año de nuestro encuentro y de la llegada a España para culminar con lo que creemos que fue y ha sido el éxtasis de este largo y a veces tedioso camino.
Lo que sí queremos es que todo lo aquí escrito guardárselo a Nieves Thi por si el día de mañana quiere conocer con más detalles cómo fue este cuento que acabó con este final tan bonito y tener así un recuerdo más de todo lo que hemos vivido en estos años. Para ello y por si algún día se perdiera el acceso desde internet, estamos pasando todas las entradas y comentarios de la gente a word para hacerle un libro.
Y en ese camino sabemos que no hemos estado solos, las cerca de 30.000 visitas lo dicen todo, a familiares, amigos, alumnos y padres del cole y mucha gente desconocida que habéis sido partícipes de nuestro sueño y que siempre habéis tenido una palabra de aliento en los momentos difíciles, y también muchas otras familias que han buscado y buscan a día de hoy su gran tesoro y que han sido fieles seguidores de este blog. A los que esperan decirles que si algo se desea con mucha fuerza, tarde o temprano se hará realidad y se verá cumplido su sueño. No desesperéis, lo bueno se hace esperar y cuando llega en ningún momento te acuerdas de todo lo malo que has ido dejando atrás. Realmente merece y mucho la pena pasar por todo ese sufrimiento.
A todos millones de gracias por estar ahí, en los inicios cuando acabábamos de cruzar la línea de salida, a mitad de carrera cuando el cansancio nos sobrevenía y al final de este camino cuando entrábamos triunfadores en la meta y después viendo crecer a nuestra Nieves Thi. Por todo ello os consideramos parte muy importante de nuestras vidas y es que nunca pensamos que la publicación en este medio nos iba a aportar tanto. Hasta la próxima...
Celebración de este primer añito en el restaurante Café Saigón.

3 de abril de 2012

Revivimos la llegada a España

Parece que fue ayer cuando aterrizábamos en la T1 de Barajas y nuestros familiares y amigos nos esperaban a última hora de un domingo para darnos la bienvenida, conocer a Nieves Thi y darle ese primer achuchón de muchos que han ido viniendo después.
Hoy, un año después, nos seguimos emocionando cada vez que vemos este vídeo. A pesar de lo pesado y largo del viaje nos hizo mucha ilusión que hubiera tanta gente esperándonos, y parece ser que a la niña también le gustó porque no se asustó en ningún momento ni se quejó después de ir pasando de brazos en brazos y tener a su alrededor unas cuantas cámaras de fotos y vídeo.
A Nieves le gusta verse y señala la pantalla con su dedito diciendo "Thi, Thi". Os dejamos este vídeo que resume toda la felicidad que llevamos dentro desde el día que fuimos papás de Nieves Thi.

video

22 de marzo de 2012

Un año en nuestras vidas

Hoy es un día marcado en el calendario y en mi corazón, 22 de marzo, hoy justo hace un año que tenemos con nosotros a nuestra hija, un año y parece que fue ayer, ha pasado demasiado deprisa y sin darnos apenas cuenta. Cómo describir en unas líneas todo este tiempo, es imposible...lo que sí decir es que hace un año estábamos en Vietnam con el resto de familias, nuestras familias, porque sin ellos no hubiéramos soportado los días de incertidumbre y de espera. Con ellos vivimos y compartimos muchísimas emociones y sentimientos, juntos hemos llorado y hemos reído, juntos nos hemos levantado cuando las fuerzas flaqueaban, ahí estábamos para apoyarnos en todo momento. De alguna manera el destino hizo que nos encontráramos en este camino y desde aquí quería agradecerles todo el apoyo recibido en esos días y felicitarles también por este aniversario, gracias a todos por ser parte de nuestra familia...
Justo hace un año las sensaciones y emociones se multiplicaban ya que quedaba muy poco para conseguir nuestro sueño, recuerdo la noche anterior, los nervios hacían que repasara todo lo que teníamos que llevar, su ropita la miré un millón de veces, no sabía si eran pocos pañales, poca ropa y llevé de todo, porque como no sabía la talla que utilizaba pues ya sabéis como somos las mujeres que vemos una maleta y echamos de todo, esa noche apenas pegamos ojo mirando el reloj cada dos por tres, deseando que llegara la hora de levantarnos, una y mil veces me imaginaba el encuentro, cómo sería su carita, si lloraría...
Nos levantamos pronto y la espera en la habitación del hotel se hizo interminable, Carmelo no hacía más que dar vueltas, repasando todo, ropa, biberones, papeles, etc, nos mirábamos con una sonrisa cómplice de que ya estábamos muy cerca. Cuando bajamos al hall algunas familias ya estaban preparadas con los mismos nervios, caras desencajadas y es que aún nos quedaba un largo viaje hasta el orfanato. El viaje se hizo eterno, dos horas de baches, frenazos y ese caos que inunda todo Vietnam, conducir por esas carreteras es una auténtica aventura.
Por fin habíamos llegado, la verja del orfanato se abría para que pudieran los dos autobuses pasar, mirábamos el edificio, se veía la ropita tendida y pensábamos: Ahí está nuestra hija... El corazón iba a mil...Nos llevaron a una sala y al cabo de un rato empezaron a salir niños, todos intentábamos reconocer a nuestros hijos. Fue un caos total, decían el nombre y yo no entendía nada, tal fue así que cuando sacaron a Nieves tuve que preguntar una y otra vez a Le (nuestra intérprete) si era la nuestra.
En ese momento se paralizó todo (08:23 hora española, 14:23 hora vietnamita), era tan chiquitita, con esos ojazos que lo miraban todo, la ropita, esa chaqueta amarilla que le venía enorme, el pantalón tan finito de rayas azules y esos calcetines de cada color y tamaño, bueno sin olvidarme del gorrito que llevaba. Pensé, se va a poner a llorar en el momento que la coja y mi sorpresa fue cuando le dije: Ay mi niña!! y con una sonrisa nos recibió, era como si nos estuviera esperando y supiera que íbamos a por ella, fue uno de los momentos que siempre recordaré, desde ese instante nuestras vidas cambiaron para siempre.
A partir de ese día tan especial la vida al lado de Nieves Thi ha sido maravillosa, nos lo ha puesto tan fácil que no hemos tenido ninguna duda que era nuestra desde el momento que nació, esos ojazos negros siguen mirando como el primer día y la sonrisa no la ha perdido, estamos encantados con nuestra hija, sin duda pasaríamos por todo el sufrimiento y la espera las veces que hicieran falta, porque la recompensa ha sido infinita.
Sólo decir GRACIAS, millones de gracias, por haber llegado a nuestras vidas y haber llenado este hogar de tanto amor. Te quiero vida mía, te quiero, te quiero.

19 de marzo de 2012

Primer Día del Padre

El año pasado me quedé con muchas ganas de poder celebrarlo con nuestra hija y no pudo ser así. La ceremonia de entrega que estaba inicialmente prevista para el día 14 se fue posponiendo, primero al día 18 y al final al 22 de marzo como al final fue. Toda esta incertidumbre unida al gran deseo que teníamos de poder abrazar a nuestra hija hizo que este día lo pasáramos un poco tristes en el que para despejarnos y aislarnos un poco del bullicioso y ruidoso Hanoi nos fuéramos con el resto de familias a pasar el fin de semana a la bahía de Ha Long.
La foto que está al margen derecho del blog fue tomada el día 19 desde el mirador de una de las playas de la bahía. En este día disfrutamos de una gran belleza natural como es la bahía de Ha Long y hoy lo hacemos de otra gran belleza, nuestra hija.

Fotos realizadas esta tarde en el parque El Capricho de Madrid.

12 de marzo de 2012

Memorias de hace un año.

Hoy hace un año que iniciábamos el largo viaje que nos separaba hasta ti, nos subíamos al avión cargados de mucha ilusión y esperanza para que pronto te pudiéramos abrazar y estuvieras a nuestro lado para siempre.
En estos días se hizo realidad un gran sueño, parece que fue ayer y es que se ha pasado volando, casi sin darnos cuenta. En los próximos días reviviremos aquí los momentos que pasamos en Vietnam, será como volver al país donde naciste, a pasear por sus calles, a oler esa mezcla de olores inexplicables, a sentir como el ruido de los claxones de las motos te taladran la cabeza, el bullicio de las calles del barrio antiguo, a admirar la belleza de Tam Coc o de la bahía de Ha Long, en definitiva, a recordar aquellos días que fueron los más intensos de nuestras vidas.
Me acabo de terminar de leer "El cuenco de laca" de Fernando Schwart, y en él no sólo he revivido momentos como los que pasábamos alrededor del lago Hoan Kiem, en Ha Long o en la cárcel de Hoa Lo sino también todo lo relacionado con la cultura vietnamita, su gastronomía,... En el libro también nos habla del llamado "mal amarillo", sentimiento de nostalgia y añoranza que invade a uno cuando deja atrás esta tierra. En nuestro caso se está viendo incrementado en estos días en los que recordamos cómo nos cambiaba la vida hace un año. Nada nos gustaría más que viajar de aquí a unos años al país de nuestra hija para poder enseñarle y darle a conocer sus raíces.
Mientras ese momento llega Nieves Thi tendrá en este blog una bonita historia, su historia.

22 de febrero de 2012

Os echo tanto de menos...

Llevo apenas tres días sin veros y no veas lo larga que se me hace la semana. Deseo que llegue pronto el viernes para poder volver a abrazaros, a ti y a mamá. Luego el finde pasará muy rápido y me tocará otra vez volver a estar solo en casa hasta que acabe el mes y dejéis de cuidar a la abuela.
Mientras ese momento llega no hago más que tenerte en mi mente, sobre todo por las tardes, cuando llego a casa y no me recibe nadie gritando "papá, papá". En casa todo me recuerda a ti, la trona en la cocina, tu arcón de juguetes en el salón,...y eso que no llego a entrar en tu habitación.
Incluso la semana pasada olía tus pijamas y te sentía tan cerca...Ahora te recuerdo a través de la multitud de fotos y vídeos que estoy ordenando en el ordenador.
Por cierto hoy hace 11 meses desde que te cogimos en brazos, ya se acerca el aniversario y no dejamos de pensar en tu país, en esos 21 días que pasamos en tu tierra, al principio de incertidumbre e impotencia y a partir de esa fecha de eterna felicidad y gratitud.

La tía Mairena te ha regalado esta muñeca que ha hecho ella misma. Ya la tienes puesta en tu habitación para que conserves un recuerdo más de tus orígenes y raíces.

7 de febrero de 2012

Todo gira en torno a ti

Hace justo un año hicimos la última escapada de fin de semana junto a unos compañeros del colegio de papá y fuimos a Daimuz (Valencia). Fue el último viaje que hicimos solos. Estábamos preparados para que nos llamaran en cualquier momento diciendo que teníamos que hacer las maletas para ir en tu encuentro.

Y mientras paseábamos por la playa, con la mirada perdida en el horizonte pero con un anhelo de esperanza y ansiedad a la vez, nos imaginábamos cómo sería el encuentro, tu carita, tu sonrisa, la adaptación, en definitiva, la vida a tu lado,...y casi 11 meses después, desde que te cogimos aquel 22 de marzo en brazos, podemos afirmar que nuestra vida gira en torno a ti.

Nunca pensamos que un hijo nos podría aportar tanto, no ya sólo felicidad, sino ganas de vivir la vida y hacerlo intensamente a tu lado ya sea jugando contigo, viéndote bailar, leyéndote un cuento o viendo los dibujos. Aquellos pensamientos que compartíamos papá y mamá oyendo el rumor de las olas no sólo eran preciosos sino que además, se han hecho realidad.

Esta pegatina nos la regaló Lucía Thu cuando estuvimos este verano en su casa en Asturias.

15 de enero de 2012

Comida con las primitas madrileñas

Ayer nos reunimos en casa con Carmen Trang y Alba An, vinieron con sus papás a comer y a pasar el día. Las tres familias hemos ido de la mano en el largo proceso de la adopción (coincidiendo en reuniones, cursos de formación, haciendo papeleo en algún que otro organismo) y lo mejor de todo volando a por nuestras niñas.
Las tres familias estuvimos juntas el día de la ceremonia de entrega y nuestras hijas son del mismo orfanato, Thai Nguyen, por lo que fuimos partícipes de la bonita experiencia que aquello supuso y que ayer volvíamos a recordar aún emocionándonos. Nos acordamos también y mucho del resto de primitas que ayer no nos pudieron acompañar y de las que entre todos formamos esa gran familia a la que hemos llamado "Hijas de Thai Nguyen". Sólo esperar que llegue pronto septiembre que será cuando volvamos a quedar...
Aunque sea de tarde en tarde nos gustaría seguir viéndonos y no perder el contacto, que las niñas vayan creciendo y de vez en cuando se junten con unos ojitos rasgados iguales que los suyos, además ¿quién puede asegurarnos que no hayan compartido cuna?

3 de enero de 2012

Te vimos por primera vez

Era media mañana y nos dirigíamos a la Ecai, nos habían llamado el día de antes para comunicarnos que ya tenían tu asignación oficial y que junto a tu informe médico te acompañaba una foto. ¿Cómo serías? Por más que tratábamos de imaginarte no te poníamos cara... pero fue sin lugar a dudas el mejor regalo que nos trajeron los Reyes Magos.
Recuerdo que mientras esperábamos en la salita y fueron a por tu expediente mamá me cogió la mano y me dijo: Por fin ha llegado el momento, qué ganas tengo de verla y saber más de ella.
Y así fue, desde que te vimos por primera vez en aquella foto tamaño carnet que iba adosada a tu informe médico, ya no dejamos de mirarte. Ampliamos la foto, la mandamos por email a toda la familia, hicimos varias copias y te pusimos por todas partes de la casa, en el frigorífico para verte mientras desayunábamos, en el salón, en el despacho del colegio, en el dormitorio nuestro para soñar contigo cuando nos íbamos a la cama, aunque aún estabas muy lejos, nosotros queríamos estar lo más cerca de ti ...
En aquella foto estabas muy seria, con el ceño fruncido igual que cuando ahora te enfadas por algo o hay algo que no te cuadra, tus labios nos llamaron mucho la atención, pequeñitos, carnosos. En cambio ahora son tus ojitos negros, que parecen dos aceitunas, y tu pelo los que más llaman la atención y que junto a tu sonrisa hace que no pases desapercibida para nadie.
Con prestar tanta atención a tu foto y a leer y releer tu informe médico, se nos olvidaba lo más importante y era aceptar tu asignación, tuvimos que firmar unos papeles que los mandarían a Vietnam donde decía que SÍ, por supuesto que SÍ, queríamos ser los papás de la niña que acabábamos de conocer y que tanto tiempo llevábamos esperando.
Vietnam, octubre 2010. Jaén, diciembre 2011.